¡Ven a adorarle!

¿CUÁNDO?

 


PLAYLIST DE CANCIONES

 


ÚLTIMAS MEDITACIONES

“Os recomiendo ahora que no perdáis el ánimo”

Por David C.

Buenas noches, Señor, gracias por estas palabras de consuelos que tan bien me vienen hoy. Estos días empiezan a ser más difíciles debido a los trabajos, a los exámenes, a las distintas circunstancias del día a día. No quiero perder el ánimo, pero a veces es tan difícil ser positivo, confiar en que Tú estás conmigo, cuando creo que estoy solo, que no me acompañas… solo puedo pedirte perdón porque se que Tú me acompañas, que me amas, que sales en mi busca, pero soy yo el que se esconde por miedo a saber de verdad quien soy.
Esta semana celebramos la unidad de los cristianos y siento un gran desconocimiento respecto de mis hermanos los cristianos. Solo el ánimo que nos pide Pablo es lo que puede hacer que salga de mí mismo, de mí comodidad y aprenda a servir, a escuchar, a entregarme, aún cuando sea o parezca difícil.
Señor, cuanta falta hace que tu Espíritu, que nos acompaña siempre, aleje de nosotros la división y las diferencias, para que por fin un día lleguemos a ser una sola Iglesia en la que Tú lleves las riendas y así poder gritar a todos los hombres que el único que puede dar el ánimo que necesitamos y que nunca nos abandona se haya en Ti, eres Tú. En esta noche fría y lluviosa quiero dejar a tus pies a todos los que somos cristianos para que aprendamos a tener un solo corazón unido al tuyo y así poder cantar tus maravillas. Empiezo rezando por todos nosotros, pero quiero ser yo quien decida, quien arriesgue a buscar que puedo hacer para unirme más a todos los cristianos. Un solo corazón y un solo sentir, una sola fe y un solo bautismo…

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO  A UNA DELEGACIÓN ECUMÉNICA DE LA IGLESIA LUTERANA DE FINLANDIA (Viernes, 17 de enero de 2020)

Por Enrique G.

Queridos hermanos y hermanas:

La hospitalidad también forma parte del testimonio común de la fe en la vida cotidiana. La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que comienza mañana, nos muestra esta virtud ecuménica y sobre todo nos la recomienda. «Nos trataron con una humanidad poco común» (Hch 28,2), se lee en el libro de los Hechos de los Apóstoles refiriéndose a los habitantes de la isla de Malta, que acogieron al apóstol con hospitalidad junto a cientos de náufragos.
Como cristianos bautizados, creemos que Cristo quiere encontrarnos precisamente en aquellas personas que han naufragado en la vida, ya sea literalmente como en sentido figurado. El que brinda hospitalidad no se hace más pobre, sino más rico. Quien da, recibe a su vez. Efectivamente, la humanidad que mostramos a los demás nos hace misteriosamente partícipes de la bondad de Dios que se hizo hombre.

Queridos amigos, como mensajeros de humanidad, como destinatarios de la bondad de Dios encarnado, estamos juntos en camino en la comunidad de todos los bautizados. Los cristianos son aquellos que pueden dar gracias por su bautismo. Esta gratitud une y ensancha nuestros corazones, los abre a nuestro prójimo, que no es un adversario sino nuestro querido hermano, nuestra querida hermana. La comunidad de todos los bautizados no es un mero “estar los unos al lado de los otros”, y ciertamente no es un “estar los unos contra los otros”, sino que quiere convertirse cada vez más profundamente en un “estar juntos”.

El ecumenismo espiritual y el diálogo ecuménico sirvan para profundizar este “estar juntos”. Que este “estar juntos” siga creciendo, desarrollándose y dando. Para que esto suceda, le pido a Dios que os conceda en abundancia su gracia y su bendición.